SALVAR PARA SALVARNOS

NO PUEDO EVITAR SENSIBILIZARME CON UN TEMA COMO ESTE, M’AXIME CUANDO MI AMOR POR LOS ANIMALES ES INDESCRIPTIBLE, ETERNO, Y SIENTO COMO SI FUERA EN CARNE PROPIA EL MALTRATO A ESOS FIELES AMIGOS, TANTO ES AS’I, QUE LOS M’IOS, LOS VEO COMO SI FUERAN ESOS HIJOS QUE NUNCA TUVE… `OJAL’A SE MATERIALICE UNA LEY PARA PROTECCI’ON DE ESOS SERES VIVOS QUE NO TODOS, NI TODAS APRECIAN…!

A CONTINUACI’ON INSERTO EN MI BLOG PRIMARIO, EL SIGUIENTE TEXTO QUE COMPARTO

Por Neilán Vera Rodríguez –
29 enero, 2019

En ocasiones algunos temas, por repetitivos, terminan aplastándose contra la apatía del público. A nadie le gustan los sermones. Sin embargo, no pocas causas necesitan reaparecer a cada rato en la agenda de los medios para seguir vigentes.

Tal es el caso del maltrato hacia los animales, asunto que recibió gran atención en la consulta popular realizada hace poco en nuestros barrios, instituciones educacionales y centros de trabajo.

Estas prácticas son un factor determinante en la formación de personas violentas. Así lo aseguran investigaciones que relacionan el maltrato a la fauna, en la infancia, con conductas agresivas hacia otros seres humanos, en la adultez. Dicho de otra manera: quien golpea o mata a un animal, luego puede golpear o asesinar a una persona.

En el mundo, numerosas son las iniciativas que en materia legal se han impulsado para prevenir este problema. En nuestro país, luego de varios anteproyectos frustrados, la Ley de Protección Animal comienza a vislumbrarse en los postulados de la nueva Constitución. El texto de la todavía no aprobada Carta Magna, establece entre los deberes de la ciudadanía proteger la flora, la fauna y el medio ambiente.

A mi juicio, un planteamiento tan defendido debió redactarse de manera más ampliada en esta reforma. El Estado debe responsabilizarse, de conjunto con la población, en la lucha por un mejor trato a los demás seres vivos. Por otra parte, resulta un paso de avance pues, hasta ahora, las únicas regulaciones protectoras favorecían solo a especies económicamente importantes o en peligro de extinción.

El ángel de los callejeros

De ganar el SÍ en el referendo, la Ley de leyes sería la llave para una futura legislación protectora de animales. Sin embargo, dicha normativa todavía tendrá un largo camino por recorrer. Necesitará la atención del parlamento en una coyuntura difícil, donde gran parte de las leyes cubanas estará siendo modificada. Precisará del compromiso de nuestros gobernantes para el trazado de políticas públicas que aseguren lo normado. Y, por supuesto, requerirá del cumplimiento de la ciudadanía. Sin la participación de la gente cualquier iniciativa legal solo será letra muerta.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s