HUELLAS DE VILMA EN CIEGO DE ÁVILA

EN UN NUEVO ANIVERSARIO DE SI DESAPARICIÓN FÍSICA, INSERTO EN MI BLOG PRIMARIO EL SIGUIENTE TEXTO DE UNA COLEGA DE INVASOR

Escrito por Iraida María Hernández Prado
Categoría: Sociedad
Publicado: 18 Junio 2017

Todavía parece que fue ayer la noticia que enlutó a muchos corazones cubanos: había fallecido Vilma Espín Guillois, la luchadora
clandestina, la guerrillera de la Sierra, la líder de las mujeres cubanas.

Sentido el homenaje brindado a la eterna presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) a lo largo y ancho de Cuba. Vi en la capital avileña el tributo que le rindieron tanto féminas como hombres, muchos con los labios apretados por la emoción.

Este domingo 18 de junio se cumplen 10 años de la muerte de Vilma. Con el propósito de conocer más sobre la dirigente femenina y el ser humano extraordinario que fue, Invasor dialogó con tres mujeres que tuvieron el privilegio de compartir diferentes momentos con ella.

Corrían los años iniciales de la década de los ´60. Se efectuaba una de las primeras asambleas de la FMC en La Habana. Para Elvira Junquera Forcade esa reunión fue inolvidable, porque le permitió conocer en persona a la heroína.

“Recuerdo que ella habló mucho con nosotras sobre el papel de la mujer en la Revolución, en la sociedad. Conversó sobre el rol de la familia, la necesidad de la adecuada formación y cuidado de los hijos.

“Hizo énfasis en la necesidad de la incorporación femenina al trabajo y nos dijo que esa era la tarea más importante de la FMC en ese momento.”

Después, tuvo el privilegio de compartir con Vilma en múltiples ocasiones. Rememora los comienzos de los años ´70, cuando son creados los batallones mambises, constituidos por mujeres que se movilizaron de manera permanente para la agricultura, como mínimo durante seis meses.

“Yo era jefa de la agrupación de Camagüey y Florida. Vilma estaba de recorrido por el territorio. Nosotras estábamos sembrando maíz y ella nos preguntó si creíamos que lo que estábamos haciendo era útil, cómo marchaba el cumplimiento de la tarea.

“Compartí varias veces con ella cuando yo era la ideológica de la FMC en la provincia agramontina. Me impresionó la sencillez de Vilma, su manera amena de hablar, siempre interesándose por cómo estábamos, por las cosas que hacíamos, hablaba de muchos temas, entre ellos de música.”

Elvira tiene 76 años y trabaja en el Archivo Histórico Provincial José Ambrosio Gómez Cardoso desde su fundación. Sigue muy vinculada a la FMC, es la secretaria del bloque número Cuatro, del Consejo Popular Centro de la ciudad de Ciego de Ávila.

Desde el corazón continúa hablando de Vilma. “Cuando estábamos en una reunión a ella le gustaba, bien en los recesos o al término de la misma, cantar y que nosotras también lo hiciéramos. Entonaba Damisela encantadora y otras canciones tradicionales. Tenía una voz muy bonita, afinada. Nos animaba a entonar, asimismo, nuestras melodías
favoritas.”

A principios de la década de los ´90 Olga Suárez Echemendía atendía la esfera de Organización en la dirección provincial de la FMC en el territorio avileño. “Recuerdo en 1990 una visita integral del Secretariado Nacional con todas sus integrantes y Vilma al frente. Recorrieron muchos lugares.

“Era muy natural. Llegó a la Federación e intercambió con nosotras, anduvo por las oficinas, fue a la cocina, conversó con todos. Le gustaban mucho los jugos de frutas. Se le hizo uno, se lo tomó enseguida y elogió su elaboración.

“Iba a todos los lugares en los municipios, tocaba todo con la mano. Estaba al tanto del más mínimo detalle y dialogaba hasta con el trabajador más sencillo.

“Además de las tareas a chequear como parte del recorrido, preguntaba por la familia, por la educación de los niños y jóvenes. Se preocupaba mucho por las personas, hasta por la manera en que vestían, el cuidado personal, la ética.”

En varias oportunidades la hoy jefa de la Oficina de Economía y Planificación en la FMC avileña prestó su ayuda en la Dirección Nacional en La Habana y pudo apreciar la cotidianidad de la labor de Vilma.

“Lo primero que hacía era ir por todas las oficinas, hasta la cocina. Conversaba con todos los trabajadores, se interesaba por los familiares, por la vida cotidiana de cada cual, siempre con su voz dulce y agradable.”

Odalys Álvarez Aguilera es otra que se emociona al hablar sobre Vilma. “La primera vez que la vi yo era la funcionaria de la FMC que atendía los medios de comunicación. Siempre que venía sostenía muchos encuentros y pidió compartir con las mujeres delegadas a la Asamblea Provincial del Poder Popular.

“Recuerdo su conversación, muy afable, de la importancia de la tarea de ellas, su necesaria relación con el pueblo y el compromiso que tenían con la Revolución. También, se preocupó por cómo eran atendidas.

“Adondequiera que llegaba lograba con su ejemplo, con su causa, con sus precisiones muy claras, con su inspiración, que los principios y los valores de las personas con las que interrelacionaba se
fortalecieran.”

Odalys, actual funcionaria de la Asamblea del Poder Popular en Ciego de Ávila, laboró durante más de 20 años en la FMC. Entre las anécdotas que rememora hay una, cuando, durante uno de los recorridos de Vilma por la provincia, le dice a ella que la Televisión Avileña quería entrevistarla. “Pide un momento para arreglarse y maquillarse y me explica: somos la representación de las mujeres y tenemos que estar bien presentables. Fue una de las enseñanzas que me transmitió.

“Me ilustró que hay que amar lo que se hace, que todo lo que hiciera lo hiciera con amor, para que me sintiera mejor y fuera capaz de cumplir con la tarea.

“Aprendí de ella la importancia de no perder la dulzura, la forma de comunicarse. Demostraba con su permanente ejemplo que la mujer tenía la misma fortaleza que el hombre, pero que podía exigir el
cumplimiento de las orientaciones sin abandonar la ternura.”

“Vilma inspiraba mucho amor, dulzura, respeto, confianza. Otra enseñanza que me conmovió profundamente fue la importancia de atender a la familia. Siempre estaba atenta, consideraba que quien no considerara a sus seres más queridos no podía ser bueno con los demás ni bueno en lo que hacía.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s