HOY EL DINERO ES AGUA

COMO SIEMPRE HAGO, AL ENTRAR EN LAS PÁGINAS DIGITALES AVILEÑAS COMIENZO POR EL PERIÓDICO INVASOR, ESE ÓRGANO DE PRENSA DEL CUAL FUI FUNDADORA Y MANTENGO GRATOS RECUERDOS DE MI PERMANENCIA EN ÉL, SIN OBVIAR LOS LOGROS EN EL NIVEL NACIONAL MANTENIDOS POR EL COLECTIVO DE ESE DIARIO.

DE UN COLEGA QUE TAMBIÉN SE FORMÓ AHÍ EN SU COMIENZO ES EL SIGUIENTE TEXTO QUE TRATA UN TEMA DE ACTUALIDAD, Y MUY SEGUIDO POR TODAS Y TODOS EN LA PROVINCIA AVILEÑA…

Por Moisés González Yero
Publicado: 25 Abril 2017

Nadie puede sustraerse al rigor de la sequía. De la vorágine causada por lo imprevisto han surgido en Ciego de Ávila los planes para inversiones y mantenimientos, que arrancaron por miles de pesos y andan por millones. Reconozco que el monto de las acciones necesarias rebasa por mucho la fertilidad del bolsillo estatal.

El enlace entre las conductoras Sur y Norte de la ciudad de Ciego de Ávila es de las ejecuciones de mayor alcance, donde se invirtió cinco millones de pesos de los presupuestos de 2015 y 2016; sin embargo, esa obra forma ahora un extenso sistema, dependiente del bombeo, las conductoras, respiraderos, almacenamiento y el suficiente poder de rebombeo.

De fallar solo uno se desestabiliza el programa de distribución. Amplio medio para el cual no se gestionaran, a la par, las facilidades para los nuevos pozos imprescindibles en el aumento del caudal.

Hoy quedan sin funcionar tres de estos, en lo fundamental, por falta de las casetas. Esa vía equivale a agua segura, pero complicada, más ahora en que, finalmente, se determinó que la presa Zaza no dispone de la reserva suficiente para, en las condiciones del inacabado Canal, suministrar el pretendido volumen que ayudaría a inyectar al manto freático del sur avileño y contener la penetración salina, tareas para las que hay asignados varios millones de pesos.

En el poblado de Florencia sobresale la inminente instalación de una planta potabilizadora, que se abastecerá de la cercana presa; obra sufragada con crédito de una entidad extranjera. En ese territorio, y en otros puntos de la provincia, urge la incorporación de más carros pipas al muy explotado parque, partida financiera que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado ha mantenido en cero durante los últimos años.

Al enfocar otras acciones, una de las obras más esperada es la nueva fuente de abasto al destino turístico Jardines del Rey, prevista para el venidero mes de mayo en el lugar conocido como Los Satos, lo cual provocará un respiro al precario sector hidrológico número Cinco que abastece a las ciudades de Ciego de Ávila y Morón. Instalación acometida con una cuenta financiera no fijada a Recursos Hidráulicos.

En las condiciones actuales ha sido priorizada la rehabilitación de las redes de acueducto de la cabecera provincial, recursos que el país dirigía a las ciudades más viejas y urgidas. Para recomponer los nudos y lazos que garanticen el control de la distribución en Ciego de Ávila se ha gastado casi un millón de pesos de más de cuatro millones dispuestos.

Como que también Héctor Rosabales Pérez, director de la Empresa de Acueducto, asegure que el territorio ha poseído los recursos, de calidad, y la mano de obra suficientes para suprimir salideros, aunque estos solo impliquen un alivio, pues: “cuando se concentra la presión en un lugar, los tubos vuelven a reventarse. En este momento hay 90 fugas”, sostiene.

Mientras a través de Michel Álvarez Tamayo, director de la Empresa de Servicios Ingenieros, perteneciente a Recursos Hidráulicos,
conseguimos despejar otros gastos como el tendido de una conductora desde los casi agotados pozos de Ruspoli hasta el reparto Nueve de Abril, debido a que de los 500 litros por segundo que se bombeaban por la vieja tubería, solo quedaron disponibles 20 y, prácticamente, estaban sin agua los asentamientos comprendidos en esa ruta; inversión que se monta en un millón 400 000.00 pesos.

Así como otras ejecuciones de futuro, entre las cuales el territorio va disponiendo de baterías de pozos para diferentes fines, varias decenas para agilizar la infiltración de las lluvias y, a la vez, contener el avance de la cuña salina, en los cuales se han gastado más de un millón de pesos. En tanto, se cavan otros para medir el nivel y la calidad del agua del manto freático, esquema en el que hasta ahora se ha desembolsado casi medio millón de pesos.

Qué son suficientes los citados millones, no lo estimo. Solo rehacer o hacer las redes de acueducto de nuestras ciudades y poblados, que propicien el abasto con un mínimo de pérdidas, redoblaría por mucho las cifras.

La tensa situación de la sequía amerita las crecientes cifras, procedentes de diferentes fuentes, que son bienvenidas, pero reclaman ejecutarlas hasta el final y con la optimización de los recursos, porque, incluso el evento de El Niño amenaza con volver a
establecerse. Muchas veces se dice: tal cosa es dinero, para exaltar su valor. Hoy el dinero es agua, cabría invertirse los términos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s