DÍA DEL BIBLIOTECARIO CUBANO

UNA FECHA COMO ESTA ES IMPOSIBLE OBVIARLA EN MI BLOG PRIMARIO ÁVILA TROCHA, PORQUE A UN GRUPO DE FÉMINAS DE ESA PROFESIÓN ME SENTÍ MUY VÍNCULADA, EN MI ETAPA JUVENIL, Y, CON MAYOR ÉNFASIS, LA DE ESTUDIANTE DE LA FACULTAD OBRERA Y CAMPESINA VÍCTOR ÁLVAREZ EN LA CIUDAD DE LOS PORTALES.

(ASÍ SE DENOMINABA EN ESA ÉPOCA EL PLANTEL RADICADO ENTONCES, EN EL LOCAL DEL INSTITUTO DE SEGUNDA ENSEÑANZA DE CIEGO DE ÁVILA (ICA). EN ESTOS MOMENTOS, TODAVÍA RADICA ALLÍ, LA BIBLIOTECA PROVIONCIAL ROBERTO RIVAS FRAGA.

Es válido aclarar que soy gran defensora de la identidad de género, además de feminista, por ende, destaco en mayúscula BIBLIOTECARIAS, pues todas las trabajadoras de esa institución, ese momento, eran mujeres.

Casi siempre omito citar nombres para no olvidar alguno, pero es indispensable mencionar a Ormara Nolla Cao (en esa etapa, su directora), secundada por un colectivo de incuestionables valores.

Sin embargo, quiero mencionar a Miriam Paz Díaz, Zenia Sorí Álvarez, Virginia Rodríguez de la Cruz, Eneida González Lebroc, Xiomara Yera Barreras, y Margarita García Veitía, a quien dejé para el final, a propósito, por ser ambas integrantes del taller literario regional César Vallejo de Ciego de Ávila, y, luego de la División Política y Administrativa, redactoras de la revista Al Delegado Avileño (IMPOSIBLE OLVIDAR SU TEXTO: Cien años leyendo gratis)

Y si de bibliotecarias de aquella etapa de finales del siglo XX se habla, es válido referirme a las ya fallecidas, Carmen Barreto Díaz, Edilia Hernández, y Ada Mirtha Cepeda Venegas, a quien siempre le decía *enciclopedia viva de la cultura avileña,* al desempeñar varios cargos de dirección, el último de ellos, presidenta de la filial de la Unión de Escritores y Artistas de esta provincia.

LA EFEMÉRIDE,

El Día del bibliotecario se celebra en homenaje al nacimiento, el 7 de junio de 1812, de Antonio Bachiller y Morales, uno de los más insignes intelectuales cubanos: prolífico periodista, historiador, abogado y bibliógrafo, considerado como el padre de la bibliografía cubana. Esta fecha tuvo su origen en 1950 por iniciativa del periodista César García Expósito.

Es válido explicar que al fundarse el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, en 1863, Bachiller fue designado su director. Organiza este centro de enseñanza, toma a su cargo la explicación de distintas materias, entre las cuales se encuentran Economía Política y Legislación Mercantil. Por su laboriosidad se publican las memorias anuales de dicho instituto..Además funda su muy importante biblioteca.

Historia

La primera actividad de celebración masiva que se recuerda tuvo lugar el 7 de junio de 1950, auspiciada por la Oficina del Historiador de La Habana con el apoyo de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales.

Como parte de ese homenaje, se organizaron exposiciones de obras cubanas y americanas, a partir del aporte de las bibliotecas privadas de los miembros de la Biblioteca Histórica Cubana y Americana «Francisco González del Valle».

Al año siguiente se colocó ese día una tarja en el frente de la casa ubicada en la Avenida de Bolívar 359, antes Reina 125 entre Lealtad y Escobar del municipio actual de Centro Habana, donde falleció Bachiller y Morales el 10 de enero de 1889.

Instauración de la efeméride nacional

Instituido por el Gobierno Revolucionario mediante el Decreto No. 86 del año 1981 en conmemoración del nacimiento del padre de la bibliografía cubana y bibliotecario, Antonio Bachiller, comenzó a celebrarse en Cuba el 7 de junio de 1981.

Vale añadir que desde 1995 la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI), en coordinación con la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (SOCICT), otorga cada 7 de junio el Sello Conmemorativo “Antonio Bachiller y Morales” a profesionales e instituciones bibliotecarias que hayan mantenido un desempeño sobresaliente.

El primer acto central para la entrega de este sello tuvo lugar en 1995 en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio Nacional. En esta oportunidad fue entregada dicha distinción a varios profesionales e instituciones:

Asimismo, desde 2005 se confieren varios premios a los miembros de ASCUBI con obras descollantes y una actitud consecuente con el código de ética de la profesión bibliotecaria.

Estos reconocimientos los reciben los bibliotecarios que se distinguen por su trabajo a favor de la promoción de la lectura, el conocimiento y la investigación, como apoyo a la labor docente-educativa; los que durante su vida profesional brindan notables aportes al campo de la bibliografía.

Los premios se identifican con los nombres de las grandes personalidades cubanas de la bibliotecología y de la ciencia de la información de toda época, lauros con los cuales se recompensan los profesionales más sobresalientes.

Esta entrada fue publicada en Día del bibliotecario cubano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s