UN CERTAMEN MUSICAL QUE NO DEBE VOLVER A MORIR…

Por Nora Susana López Díaz.

Llegó el tercer día del Festival Nacional del Creador Musical Channy Chelacy de Ciego de Ávila, y con él, la entrega de premios a los autores e intérpretes.

El Gran Premio del certamen correspondió a la obra Prendido de un beso, de Roberto de la Cruz, vocalizada por Lester Legón, quien a su vez recibió mención especial.

Y si de interpretaciones se trata, los integrantes del jurado dieron su voto para Alisney Ríos, quien además obtuvo el de las Artes Escénicas, precisamente por ser la de mejor proyección en la escena, a lo cual se sumó el Premio de la Popularidad.

La obra trovadoresca Niño que duerme en la luna, de Adiel Llanes González defendida por Yrguen Romero se alzó con el primer lugar; mientras que Si me faltas tú, de Roxana Pérez Fernández en voz de Ofelia Barreras, alcanzó el segundo.

Canto al grande de los grandes, de la autoría de Alain Hernández defendida por Isais Cruz recibió el tercer lugar, y además, fue el texto de Mayor Cubanía, y obtuvo el lauro de Orquestación, para Felipe Rodríguez.

Los miembros del jurado dieron, además, una mención especial a Soy feliz con mi guajira, de Leonides Rodríguez interpretada por Alexander Palacios.

Esta tercera y última jornada fue propicia, asimismo, para la actuación de alguien muy asiduo a la tierra avileña, el cantautor Rafael Espín, quien nos hizo recordar algunas presentaciones suyas en el teatro Principal avileño, como intérprete, pero también como creador galardonado, en este mismo concurso, con la obra Amémonos, defendida, con maestría por Alina Izquierdo.

Acertada resultó la inclusión en el programa de un cantante avileño radicado en la capital cubana, Lester Legón, también reiterado visitante en escenarios de la Ciudad de los Portales; y de Norbis Pantoja, ambos, al igual que el solista anterior, premiados en festivales anteriores….

Si agradecida fue ayer la actuación de Vania Borges, la artista se incluyó también hoy y, aunque vocalizó varios números recibidos con beneplácito, tuvo su momento culminante cuando cantó Cavaste una tumba, porque le imprimió un sello propio.

Todos estos días de espectáculo en la XVIII edición del Festival Nacional del Creador Musical en Ciego de Ávila fue agradecido el cuerpo de baile de la compañía avileña Arte y Leyenda.

Sin lugar a dudas el comienzo resultó impactante con la actuación de la compañía de teatro Polichinela, cuando varios de sus integrantes trajeron al escenario, con sus muñecos, una genial propuesta para enaltecer a la Mora, Moraima Secada.

Vale destacar el esfuerzo de todos los que se volcaron en este empeño, porque, reitero, a pesar de algunos aspectos que empañaron un poco el desarrollo de la propuesta, los favorables supieron aliviar los otros, y en esto resultó determinante la mano directriz de Juan Carlos Pérez.

Esta entrada fue publicada en Festival de creación musical Channy Chelacy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s