CON LUZ PLENA DE MEDIODÍA

Siempre para mi la figura e historia del joven Rubén Martínez Villena estará latiente, por eso, en un aniversario como este, no puedo obviarlo en mi blog primario, y de nuevo, por RSS, publico otro texto aparecido en el diario de la juventud cubana, esa por la que él tanto luchó, y que como tantos, de esta, u otras generaciones, su ejemplo se mantiene imperecedero.

Adianez Fernández Izquierdo
digital@juventudrebelde.cu
16 de Enero del 2014 23:35:08 CDT

Alquízar, Artemisa.— Ochenta años se cumplieron de aquel trágico 16 de enero en que la tuberculosis le cobró la vida a Rubén Martínez Villena y cerró sus ojos para siempre, pero la luz plena de mediodía que lo acompañó sigue alumbrando el camino de Cuba e inspirando a las nuevas generaciones, para quienes el joven revolucionario, poeta y antiimperialista es paradigma y ejemplo.

En la Facultad de Ciencias de la Enseñanza Media de la Universidad de Artemisa se recordó la efeméride y los alquizareños regalaron versos y canciones al entrañable amigo, intelectual cubano y joven luchador. Y nuevamente resonaron los versos de su Mensaje lírico civil en la voz del joven actor Yohannis Lubin Bernal.

Adriana Machado, estudiante de tercer año de Marxismo, Leninismo e Historia resaltó el compromiso de la joven generación y dijo que «Villena es un pensador que en estos tiempos obliga a los jóvenes a profundizar en el estudio, en la responsabilidad y el fortalecimiento de los valores».

En la gala político-cultural, Daniel Suárez, presidente de la filial provincial de la Unión de Historiadores de Cuba, significó que «la coherencia del talento de Villena con su incuestionable patriotismo fue factor decisivo para que en Cuba se pudiera transitar de un antiplattismo sentido, del elemental rechazo al dominio extranjero hasta un nivel mayor de militancia revolucionaria, al antiimperialismo pensado».

Del pensamiento y acción de Villena se nutrieron muchos de los revolucionarios que después, en la Sierra Maestra, limpiaron la costra tenaz del coloniaje, extirparon el aborrecible apéndice de la Constitución que fue la Enmienda Platt, cumplieron el sueño de mármol de Martí, y finalmente lograron que los hijos de Cuba no mendigaran de hinojos la Patria que los grandes, como él, nos ganaron de pie.

Esta entrada fue publicada en Vigencia de Rubén Martínez Villena. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s