LOS ESTUDIANTES DE AYER Y DE HOY

(Texto tomado del periódico Invasor de Ciego de Ávila)

Érase una vez la historia de Checoslovaquia, uno de los primeros países en sufrir la violencia y la ocupación de las fuerzas nazis.

Corría el otoño de 1939, 28 de octubre, día del 21 Aniversario de la Declaración de la Independencia de este país. La resistencia de los checos contra el fascismo estalló en grandes manifestaciones de protesta en las calles de Praga, en las que participó un gran número de estudiantes.

En aquel enfrentamiento resultaron varios heridos y dos personas muertas como consecuencia de las lesiones. Jan Opletal, estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos, fue una de las víctimas. La noticia de su muerte atizó el odio de la población y se convirtió en un llamamiento a intensificar la resistencia.

El 15 de noviembre, día del entierro, el pueblo se lanzó a las calles y realizó actos de protesta en las universidades y las residencias estudiantiles de Praga y otras ciudades. Sin embargo, la respuesta de los nazis fue fulminante.

En la madrugada del 16 de noviembre cercaron los domicilios estudiantiles, arrestaron y hostigaron a miles de alumnos y fusilaron a nueve de ellos. El día 17 cerraron todas las instituciones checas de Educación Superior y enviaron a más de 1 200 educandos al campo de concentración Sachsenhausen-Oraníeburg.

Por todo el mundo corrió la noticia de los sucesos ocurridos.

Entonces, apoyado por los representantes estudiantiles de los países aliados y por toda la comunidad estudiantil y académica del mundo democrático que combatía la pesadilla fascista, el Consejo Mundial de Estudiantes decidió proclamar el 17 de noviembre como Día Internacional del Estudiante.

Este domingo se cumplieron 74 años de aquellos lamentables acontecimientos ocurridos en Checoslovaquia. Los jóvenes del mundo viven otra época, pero la realidad no es diferente. Aún persisten los regímenes represivos y dictatoriales, el racismo, el desempleo juvenil y los obstáculos para acceder a la Educación y la Salud. Diariamente, en vario lugares del planeta, se repite esta historia.

No obstante, los recuerdos del 17 de noviembre se convirtieron en un símbolo inspirador del accionar del estudiantado en todas las regiones. El Movimiento Estudiantil Mundial no detiene su lucha legendaria contra el imperialismo, por la paz, la solidaridad y las transformaciones sociales. Así lo demostrará el encuentro internacional en Quito este diciembre, donde las juventudes progresistas y democráticas de hoy, como las de ayer, unirán sus fuerzas por un mundo mejor y con mayores posibilidades para los pinos nuevos.

Esta entrada fue publicada en Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s