TALISMAN CON PIÑA: FORMULA QUE SE ACERCA EN CIEGO DE AVILA

Por José Aurelio Paz, Miércoles, 21 de Marzo de 2012 09:27
Llegamos a la novena edición del Festival Piña Colada que, en saludo al aniversario 50 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), tendrá lugar del 4 al 8 de abril en la capital de la provincia de Ciego de Ávila.

A punto de rozar casi la década de existencia del certamen, nos acercamos a su creador, Arnaldo Rodríguez, director del grupo Arnaldo y su Talismán, para conocer qué se tiene ya en el colador organizativo a pocos días del comienzo.

“Hemos venido a tener un primer contacto con la dirección de Cultura a fin de intercambiar criterios, organizar la programación y trazar estrategias que permitan un feliz desarrollo del evento.”

—A veces he tenido la impresión de que el Festival se ha venido organizando sobre la marcha, lo cual, además de ser un riesgo, no lo deja exento de algunos entuertos…

—Es normal que en un encuentro de tanto movimiento artístico, en el que uno no sabe si quien te confirma que vendrá a veces no viene, o se dejó a la espontaneidad algo que no funciona, o te falla el transporte, suceden cosas. Pero por eso estamos aquí, para evitar los problemas al mínimo.

“La experiencia que ya la provincia tiene con el Festival y el interés mostrado ya es una garantía. Pero el Piña Colada con sus aciertos y sus desaciertos, con sus defectos y sus virtudes, ha venido a dejar una impronta cultural de Ciego de Ávila en la vida nacional.”

—Si es un evento que no remunera a los artistas en lo económico, cuando sabemos que en el actual panorama musical se mueven cifras altas, ¿qué consideras que lo mantiene vivo?

—La expectativa que despertó desde un principio, en la cual la gente, sobre todo del sector artístico, se preguntaba cómo era posible que en Ciego de Ávila se estuvieran reuniendo rumberos con trovadores, rockeros con salseros, en fin, que era una experiencia única. La otra parte importante es que muestra la generosidad de un grupo de compositores e intérpretes que, incluso, a veces dejan contratos para venir a tocarle gratis a su público. Y después el poner los medios nacionales de prensa, sobre todo la Televisión, en función de ir mostrando, a todo el país, lo que sucede acá.

—El otro ingrediente es el encuentro teórico…

—Sí y en esta novena edición hemos modificado las estrategias para que luego no haya solo cuatro gatos escuchando a un musicólogo o se tenga que traer un ómnibus de muchachos de las Escuelas de Arte a sentarse allí. Esta vez proyectaremos un grupo de documentales en torno al fenómeno de la música. Ello nos va a permitir aumentar el diapasón de público y hacer más popular esta parte importante de diálogo en el contexto del Festival.

—Si partimos de que este año el certamen se ampara bajo el título de Música y Juventud, ¿habrá reguetón también?

—No podemos vivir de espaldas a las realidades, cuando los jóvenes consumen este tipo de propuesta. Hacemos un concierto, pero queremos centrar la atención más en el Hip Hop como fenómeno urbano.

—Siempre es arriesgado hablar de figuras confirmadas, porque luego, incluso nosotros, la prensa, te evaluamos por ahí. Pero tal vez algunos nombres…

—Hasta el momento, figuras ya confirmadas, Raúl Torres que repite. Tony Ávila y su grupo que viene por primera vez como también lo hace Polito Ibáñez. Vania, con la nueva agrupación que la acompaña; Osdalgia; Leony Torres y David Blanco en representación del pop-rock; y el grupo Cuba Libre, que ganara el Cubadisco del pasado año en una de sus secciones. Además, traemos a los muchachos que conformaron el elenco de la aventura televisiva Mucho Ruido, quienes hicieron una agrupación de música alternativa y vienen a mostrar su propuesta acá. También habrá trovadores locales y del país.

“Por eso queremos que la Asociación Hermanos Saíz se involucre y cree dentro del festival sus propios encuentros. No queremos que el Piña Colada sea vea siempre como un certamen impuesto, que viene desde arriba, sino que la provincia, a pesar de ser yo el creador del mismo, tiene un peso fundamental desde la labor local de sus instituciones. El propósito es que la gente se monte en la idea y la enriquezca con sus iniciativas.”

—Luego de nueve años en que a veces llega el cansancio, a pesar, también, de algunas críticas que en ocasiones hemos hecho, ¿te quedan fuerzas para continuar insistiendo, qué esperas de esta edición?

Se ríe y piensa.

—Espero demostrar que valió la pena crear el Piña Colada un día y que vale la pena reunirse en Ciego de Ávila a hacer esta fiesta. Acabar de despertar para no ver el festival como algo inminente, que de pronto nos llega, sino trabajar con antelación para lograr darle una dimensión internacional y que participen agrupaciones de otros países y, quizá, volver a su raíz originaria, la llamada música fusión, en la búsqueda de esa mezcla cultural que somos todos y que cada día redescubrimos en un enriquecimiento mutuo del espíritu de los cubanos.

Esta entrada fue publicada en Festival Piña Colada en Ciego de Avila. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s