INOCENCIA Y DEBER AUNADOS

Por Nora Susana López Díaz

Eras prácticamente una adolescente cuando tu ideología te llevó
a aportar tus conocimientos a intrincados parajes de la geografía cubana.

En ese momento no valorabas la dimensión del peligro que te asecharía en
la oriental Birama.

Supiste lo que era confraternizar con tus alumnos, sin que dejara de existir
el respeto por parte de los moradores de esa zona de Victoria de Las Tunas.

Esas vivencias asumidas por ti quedaron impresas en tu memoria para
enriquecer tus posibles relatos cargados de inocencia, ternura, desafíos, y
anécdotas valiosas.

Este 22 de Diciembre, Día del Educador fue la efeméride dedicada a
ustedes, los alfabetizador
es, quienes partieron sin miedo alguno a sitios
inhóspitos de Cuba a llevar la luz y la esperanza.

50 años han transcurrido de aquel memorable momento en que
ante el llamamiento de Comandante en Jefe de la Revolución Cubana
dieron un paso al frente para enaltecer la labor del maestro.

Por eso, no puedo, ni quiero dejar de citar tu nombre,
Juana Teresa Moya Peña, la jovencita que marchaba del hogar
para llenarse de orgullo en una campaña vital: la alfabetización
emprendida en 1961, Año de la Educación en Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Campaña de Alfabetización en Cuba. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s