EL SINDROME DE LA SALA VACIA. DIAGNOSTICO Y ALTERNATIVAS

Por José Aurelio Paz| Viernes, 28 de Octubre de 2011(periódico Invasor)

Volvió a brillar la utilidad de la virtud martiana cuando, este martes, un sustancial público (que es más importante que el término “numerosísimo”) colmó la sala Enrique Sosa, del Museo de Artes Decorativas de la central provincia cubana de Ciego de Ávila, para dar lugar a un hecho inédito en la historia del territorio: el análisis teórico, desde un taller muy bien estructurado, de los llamados públicos de la cultura.

Organizado por el Centro de Investigaciones Culturales Doctor Enrique Sosa, el Centro de Superación para la Cultura, la revista Videncia y el Departamento de Programas de la direción provincial de la rama, se logró un acercamiento inicial a uno de los principales síndromes que padece, hoy por hoy, la labor artística; la ausencia de los destinatarios de su trabajo en la mayoría de los eventos y actividades que se programan.

El análisis, a cargo del escritor Félix Sánchez Rodríguez, partió, como
soporte, de un estudio actual que realiza para un doctorado y que aborda,
precisamente, el proceso de formación de públicos culturales desde las instituciones que tienen a su cargo esta función. Le acompañaban, además, la también escritora Ileana Álvarez, quien realiza una investigación para igual propósito, pero referido al lector literario de las bibliotecas, y la investigadora Mayslett Sánchez, para el campo de las artes visuales.

Allí, un material teórico muy bien estructurado por Sánchez —que parte de la crítica que Martí hiciera desde la revista Universal, de México, el 11 de mayo de 1975 sobre lo ocurrido en el Liceo Hidalgo, cuando la sala quedó prácticamente vacía, mientras se le daba un homenaje al Padre de la Patria azteca—, fuimos aterrizando, de a poquito, en un fenómeno que parece ser global, denominado por el orador como “el síndrome de la sala vacía”, hasta llegar a nuestras propias carencias y manquedades, a causade las deficiencias en la labor institucional de la provincia.

Mi única crítica al certamen es que creo que sus organizadores, afectados ante el temor a esa casi pandemia cultural, diseñaron el evento para un espacio que resultó pequeño para lo conseguido por su convocatoria, cuando los jóvenes especialistas de la labor promocional rebosaron el mínimo salón, no solo con su presencia, sino también por su interés en comenzar a buscar “antibióticos tácticos” al asunto.

Sánchez, con esa provocadora vocación magisterial que le asiste, con esa visión crítica tantas veces desbordada, logró meter al auditorio en la esencia del asunto; las causas que hacen que los eventos y certámenes queden como patrimonio de un buchito de gente, por la casi siempre deficiente labor promocional, en que las cifras de cumplimiento todavía abruman, como bisturí numérico, y no existe ni el conocimiento ni el interés en muchos de los trabajadores del sector, en cuanto a la función pedagógica de la literatura y el arte y, de forma general, de la cultura.
De manera que el objetivo inicial, diagnosticar la enfermedad, para
comenzar a buscar alternativas curables, cumplió ampliamente las
expectativas.

Creo que lo más valioso de la cita fue que no se enrumbó, por los
asistentes, a ese llanto de plañideras por la falta de recursos materiales con que cubrimos, en los últimos tiempos, cuanta reunión de artistas y/o intelectuales ocurre en la provincia convirtiéndolas en plenos sindicales.
Se habló del principal soporte; el ser humano en su capacidad creativa como protagonista, desde la institución, ese espacio que debe ser vaso comunicante entre la incipiente cultura que fomenta la familia y la escuela, para que el ser humano enriquezca y solidifique su espíritu, finalmente, en contacto directo con la obra de arte.Retos destapa, entonces, como noble Caja de Pandora, este primer acercamiento con tan inédito y necesario espacio para estos tiempos. La semillita fue sembrada para ver si acaba de romper con la burocracia cultural que, en muchos casos, nos corroe y se acaba de rescatar aquel público que una vez tuvimos (con muchos menos especialistas y con más voluntad, aunque eran otros tiempos en que no reinaban el DVD y las computadoras); para que el resultado cultural obtenido y obvio de un país riquísimo en esencias, se continúe dilapidando sin resultados espirituales en una época de antivalores.

Entonces, a mi modo de ver, resulta esencial repetir el experimento,
primero, con quienes, en primera instancia, son los máximos responsables de las salas vacías, los funcionarios institucionales (que no estuvieron presentes y no sé si fueron convocados), cuando son ellos los encargados de pautar estrategias, pero no desde detrás de los buroes, sino desde esa imperecedera sensibilidad martiana. Y luego, como colofón, completar el diagnóstico yéndose a las ciudades, los poblados y los bateyes (donde los públicos y las condiciones son diferentes como allí se dijo), para, más que a través de una fría encuesta, establecer debate de barrios y comunidades que aporten otra visión de la cultura desde la perspectiva de la gente común.

Claro que el asunto no está en sentarnos a esperar que la investigación esté concluida para acabar de cercar lo que considero como el mayor hándicap de la cultura avileña de estos tiempos. Es preciso ya que el propio Centro de Superación para la Cultura asuma cursos prácticos de cómo lograr un público consciente, desde una perspectiva participativa que vaya del emisor hasta el receptor; es decir, que implique tanto a quienes deben producir y propiciar el hecho artístico hasta quienes lo consumen.
Consumar, de una vez y por todas, verdaderas estrategias promocionales que terminen con escusas baladíes que se agolpan, como las viejas penas de la canción aunque no maten, y alcanzar el escaño superior, tantas veces soñado, en el cultivo de un cubanomás patriota, por profundo en sus esencias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s